viernes, 13 de noviembre de 2009

Diez Consejos para gobernar el país de Alicia

DIEZ CONSEJOS PARA GOBERNAR EL PAIS DE ALICIA

Debo estar loco para atreverme a aconsejar a un gobierno cuando ni siquiera mis propios amigos siguen los que les brindo. Maquiavelo hizo un manual muy célebre para gobernantes a fuerza de observaciones en pequeños principados de Italia. Al igual que él, por supuesto que sin su fuerza y su brillo, expongo aquí las que hasta hoy han impresionado mi espíritu en el país absurdo y maravilloso de Alicia.

1. Prometa más que sus competidores en la campaña electoral cuidándose de no cumplir ninguna y atribuyendo la culpa total a sus enemigos, incluyendo sus ex-favoritas.

2. Cambie el gabinete cada 100 días, sustituyendo a sus malos ministros por otros peores.

3. Hágase el rudo mientras los apaches no asomen las plumas 10 kms a la redonda de la casa presidencial.

4. Peléese con todo el mundo, menos con su hija.

5. Use muchos refranes y, de vez en cuando, confunda a los profetas con los poetas sintiéndose importante y haciéndose esperar por los periodistas en el kilómetro 7 de la carretera sur.

6. Brinde la oportunidad de hablar contra Ud y su gabinete a las ONG’s y Universidades para que evalúen su gobierno, previo pago, desde luego, de matrículas y compra suplementaria de libros para que nos digan lo que ya sabemos.

7. Niegue la carencia de un plan económico coherente y acuse a sus detractores de estar hablando de un país remoto situado, en el diccionario de países, entre Mongolia y Nigeria.

8. Rete a pleno mediodía, agresivo y profundamente indignado, a su adversario más aborrecido, de preferencia en un pueblito minero de Nicaragua, y déjese ir despacio contra él...para abrazarlo.

9. Permita que rompan a patadas las puertas de sus propios canales de TV y reduzca el presupuesto publicitario a los medios independientes para que Ud. aparezca de espaldas y todo el país lo confunda con una parada de bus.

10. Para demostrar la verdad de su gobierno, paséese desnudo entre los niños asegurándose que todos sean sus ahijados e instruyendo antes a sus padres sobre lo que deben decirle de su vestido. Inmediatamente después convoque a la CNN sonriéndole mucho y levantándole los pulgares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada