miércoles, 11 de noviembre de 2009

¿DÓNDE ESTÁ LA BOLITA?

¿DÓNDE ESTÁ LA BOLITA?

(Los pactos de hoy en Nicaragua)

Por Freddy Quezada

“Las manos son más rápidas que la vista”, dicen los que aún viven, en los pueblos y en algunos mercados populares de Managua, de la ilusión, la habilidad y la estafa de desplazar con velocidad increíble una motita de algodón escondida debajo de una de tres “tapitas”. ¿Dónde está la “bolita”? Traducción: ¿cuál de todos los pactos es el que se está ejerciendo?

Nadie sabe a ciencia cierta cómo fue todo. El caricaturista Manuel Guillén, parece haber dado en el blanco, cuando presenta a Daniel Ortega con una correa vacía. Todo indica que Alemán se escapó por sus propios medios (a través de “sus” jueces liberales) del “rehenazgo” de Daniel Ortega, quien no pudiendo leer la situación o, inventándola para sus bases, ha creído que Enrique Bolaños - quien no controla nada del sistema judicial -, y Oliver Garza, cuando ni siquiera ha citado a los liberales todavía, están detrás. Ahora, después del fallo del Tribunal de Apelaciones, la preocupación es quien se aleja más radicalmente de Alemán y, como los gatos, buscan esconder los excrementos de la vista del público. El Pacto Ortega -Alemán empieza a romperse y el PLC y el FSLN empiezan a reñir dentro de la arena jurídica..

El escape del prisionero (atado a su carcelero como Tony Curtis a Sydney Poitier en el clásico film “Encadenados”) activó todas las hipótesis, sospechas y desconfianzas mutuas entre todos los “zorros”. Se rodó el jueguito ¿dónde está la bolita? Y Ortega, empezó a echarle tierra a los ojos de la opinión pública con un pacto que sólo es una probabilidad aún no cristalizada y que él puede estar ayudando a concretar sin desearlo, como el niño mentiroso que gritaba “ahí viene el lobo”. En el empeño se sirve de intelectuales decadentes (que provocan como Maquiavelo, pero se defienden como San Francisco de Asís), de plagiadores con categorías inservibles como “sandinismo amplio” y, de diputados aprendices de Fouché, que invitan frente a las cámaras de TV (se hace fuera, detrás y por debajo de ellas, niña !!!) a violar la ley, como presuntamente lo hizo el presidente con TELCOR. A los tres les caería bien tomarse de sus dedos meñiques y volar a España…

Los liberales, por su parte, se han aprovechado para acusar a los sandinistas de aliarse con Bolaños para seguir manteniendo de rehén a Arnoldo Alemán, como un ratón entre dos gatos, presentando como actual una alianza ya rota. Entre un pacto, pues, que fue y uno que aún no es, está la bolita.

Los caudillos empiezan a echarse la culpa unos a otros, donde todos son, sin duda alguna, culpables. Pero el peso y los efectos de sus alianzas, son distintos entre sí. No se puede comparar, por ejemplo, una alianza de dos pillos para echarle el guante a un tercero, (siempre y cuando uno pueda prepararse para estimular un enfrentamiento entro los dos que quedan de la piara, y eliminarlos uno por uno, como hacen los matarifes), con los efectos que le producen a un sistema diseñado para que se mantengan peleando entre todos ellos durante una vida, mientras dejan en paz a la gente sencilla que no tiene tiempo, como decía Benjamín Constant, de andar metida en mierdas.

Una de las ilusiones de la separación de los poderes, es creer que los líderes deben respetar las reglas del juego, cuando la regla, es precisamente romperlas. La situación de Nicaragua me recuerda esa bella obra de Maurice Joly, “Diálogo entre Maquiavelo y Montesquieu en el Infierno”, donde el florentino transforma, sin alterarlo profundamente, uno a uno, cada argumento del francés hasta concentrar, sin que casi se advierta, todos los poderes en uno solo. Si en Europa, la cuna de la democracia, esto es escandaloso, el asunto es más grave en medio de un país postcolonial cuya cultura política tiene la fuerza irresistible de un hoyo negro que todo lo rodea, atrapa, le quiebra el espinazo, lo envuelve en una viscosidad caudillista, lo traga y después lo escupe.

El colmo es que el propio Montesquieu - en el diálogo imaginario -, reconoce el talento de Maquiavelo. Una de las anécdotas más impresionantes es aquella en la que el “príncipe” manda a imprimir a periódicos extranjeros, conspiraciones contra la democracia de los mejores amigos de ella y los termina llevando a unos tribunales, que los condenan implacablemente en medio de los aplausos de sus ciudadanos que le imploran al Príncipe seguirla protegiendo.

Todo es una ilusión, como nos sugiere Maurice Joly, un anarquista que murió en la más grande de las pobrezas. No hay izquierdas ni derechas. Lo que hay son grupos sociales con objetivos de poder (con sus respectivos cortesanos). Que apuesten por la igualdad unos y por la libertad otros, es absolutamente secundario. Son estrategias discursivas, cuyo punto de partida es la acción (base de la reflexión crítica moderna) y también, su punto de llegada (con las recomendaciones como alternativas). Círculo vicioso de poder que comienza como termina: en un punto como una bolita.

¿DONDE ESTA LA BOLITA?

PACTO

OPOSITORES

APOYO REAL

MOTIVO

GRADO DE CONSIS-

TENCIA

*

Alemán-Ortega

Ejecutivo,

“Blancos”, Medios de comunicación,

Embajada USA.

Poder judicial, legislativo y electoral

Iglesia católica, Partidos mayoritarios

Romper equilibrio de poderes

3

Ortega-Bolaños

Liberales

Sistema Judicial

Descabezar al PLC

5

Bolaños-Alemán

Sandinistas

Embajada USA

Derrotar al FSLN en elecciones 2006

5

Blancos sin manchas

Sandinistas y liberales

Medios de comunicación, ONG´s

Notables

Poder ejecutivo, Partidos pequeños, EMBUSA.

Reequilibrar poderes

1

  • 1: Duro. 3: En crisis. 5: Roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada